Cuenca, las Casas Colgadas

Casas Colgadas Cuenca

De Turismo en Cuenca

Nos decidimos a pasar un fin de semana en Cuenca y ver sus famosas casas colgadas:

Empecemos como ya es habitual con lo típico de estos viajes …

¿Dónde dejar el coche?
Nosotros en este caso pernoctamos en Cuenca en el hotel:

-Hotel Torremangana-

así que la opción más cómoda era cerca del Hotel, en concreto en la Calle Sargal, la cual os informo está pintada del tan preciado blanco… más céntrico es zona azul o verde… Os puedo recomendar también aparcar en la Zona del Castillo y empezar la visita desde allí (lo cual también es buena opción porque el coche queda en buen sitio y empiezas la visita con unas preciosas vistas, lo único malo es que a la vuelta te toca subir las maravillosas y empinadas calles, la calle Larga y la calle del Trabuco). ¿Alternativa por si nos puede el cansancio? El transporte público en este caso la Línea 2 que pasa por la Plaza Mayor y también por la plaza de la Trinidad, ida y vuelta lo que hace la localización de la parada más sencilla,y por algo más de 1 euro nos deja en el Arco.

Visita Guiada en Cuenca

Ahora sí, empezamos la visita: después de dejar las cosas en el Hotel y por la ubicación del mismo nosotros nos dirigimos a el Puente de San Antón y la Iglesia Virgen de la Luz.

Puente de San Antón Cuenca
Puente de San Antón

Volviendo sobre nuestros pasos y cruzando de nuevo el puente accedimos a la Plaza de la Trinidad desde la que sale la ruta por las Hoces del Júcar, sobre lamas de madera con el río a nuestra izquierda y disfrutamos de una vista sin igual de Cuenca y su singular arquitectura. Llegamos a una bifurcación en la que podemos optar por subir las escaleras y llegar a la parte antigua de Cuenca por la puerta de San Juan o continuar de frente y tomar en el siguiente cruce el camino de acceso a la derecha, hacia el Santuario de Nuestra Señora de las Angustias. Según ascendemos la dichosa cuesta nos sentimos observados y nada más lejos de la realidad…Los ojos de la Mora al otro lado del río nos sorprendieron con la lengua fuera.

Continuamos el camino y pasamos por unos apartamentos rurales hasta llegar a una subida por escaleras que salía a la derecha y por allí tiramos para entrar a la Cuenca más rural. Una vez llegamos al final del camino, nos encontramos en la parte alta de la ciudad.
Lo primero que vimos es el Mirador del Castillo, desde el que tenemos unas vistas espectaculares de la ciudad (tanto de las casas colgadas como del Puente de San Pablo y de las Hoces del Huécar). Para retomar fuerzas nos tomamos unas cervecitas bien merecidas…

Cuenca desde el exterior
Cuenca vista desde fuera

Accedemos a la ciudad por el Arco de Bezudo, nos entretuvimos con las ruinas del Castillo y tomamos la calle Trabuco en dirección al centro. Callejeamos un poquito para disfrutar de la zona y por fin salimos a la plaza mayor… De frente el ayuntamiento y a nuestra izquierda la Catedral de Cuenca, una plaza digna para sentarse y disfrutar de ella. Ya que en la misma podemos disfrutar también el Convento de las Petras.

Por la callecita que sale a la derecha de la Catedral, bajamos y llegamos al Museo de las Casas Colgantes… Para nosotros el interior, convertido en museo (gratuito) no tuvo interés ninguno ya que lo bonito estaba fuera, unas maravillosas vistas. Por fin estábamos en las Casas Colgadas de las cuales pudimos apreciar su encanto desde el Puente de San Pablo, el cual cruzamos y nos hicimos miles de fotos. Retomamos la bajada pasando justo por debajo de las Casas Colgadas por la pequeña calle que baja en dirección a las Hoces, dejando detrás el puente de San Pablo; aquí hay unos bancos en los que decidimos reponer fuerzas y comernos un buen bocadillo. Una vez terminado continuamos bajando, ¿el motivo? Queríamos recorrer estas Hoces (aunque tienen menos encanto que las del Júcar) para ver la otra cara de Cuenca y disfrutar de esta parte de los conocidos Rascacielos de Cuenca, desde ambas Hoces se pueden contar hasta 10 o 12 alturas, mientras que por las calles donde están las puertas de acceso a los edificios, vemos que solo hay 4 o 5 alturas (una arquitectura curiosa la de Cuenca).

Continuamos callejeando hacia la parte baja para llegar a la plaza del Carmen y poder visitar la plaza con la Torre Mangana. Una vez visitada y caminando por la calle Santa María, aparecemos en la Plaza de la Merced y de ahí a la oficina de turismo para comprar los tickets y poder recorrer la Cuenca subterránea en el Túnel de Alfonso XIII ya por la tarde.
Finalizada la visita nos dirigimos a la parte más comercial de Cuenca la Calle Carreterías,en esta calle y en las aledañas pudimos degustar y comprar productos típicos de la Ciudad: morteruelo, ajoarriero, etc.

Torre Mangana Cuenca
Torre Mangana

Una vez cenados, duchados y descansados no nos quisimos perder la ciudad iluminada ya que además era Navidad y estaban las típicas luces, puestos navideños…
Para tapear y cenar podemos recomendar la calle San Francisco.

Y hasta aquí nuestra visita a Cuenca ,a la parte más urbana…

Alojamientos en Cuenca

El siguiente día le empleamos en disfrutar de la naturaleza del lugar visitando la mítica Ciudad Encantada, -Visita guiada por 6€ la Ciudad Encantada- la cual recomendamos y sobretodo su visita guiada, ya que descubres anécdotas y curiosidades dignas de saber y luego puedes disfrutar por libre del lugar sin límite de tiempo. Nosotros antes de llegar paramos en el Ventano del Diablo a disfrutar de las vistas, merece la pena y pilla de paso en dirección a la ciudad encantada.

Ciudad Encantada Cuenca
En la Ciudad Encantada

Un comentario en “Cuenca, las Casas Colgadas”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable enpareja2.com .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios Hostalia.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en el Aviso Legal.